Las mujeres de mi generación son las mejores.

Las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto. Hoy tienen cuarenta y pico, incluso cincuenta y pico, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas, y sobre todo, endiabladamente seductoras, esto a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitanea sus muslos, pero que las hace tan humanas, tan reales. Hermosamente reales. Casi todas, hoy, están casadas o divorciadas, o divorciadas y vueltas a casar, con la idea de no equivocarse en el segundo intento, que a veces es un modo de acercarse al tercero, y al cuarto intento. Qué importa… Otras, aunque pocas, mantienen una pertinaz soltería y la protegen como ciudad sitiada que, de cualquier modo, cada tanto abre sus puertas a algún visitante. Nacidas bajo la era de Acuario, con el influjo de la música de Los Beatles, de Bob Dylan…. Herederas de la “revolución sexual” de la década de los 60 y de las corrientes feministas que, sin embargo recibieron pasadas por varios filtros, ellas supieron combinar libertad con coquetería, emancipación con pasión, reivindicación con seducción. Jamás vieron en el hombre a un enemigo a pesar que le cantaron unas cuantas verdades, pues comprendieron que emanciparse era algo más que poner al hombre a trapear el baño o a cambiar el rollo de papel higiénico cuando éste, trágicamente, se acaba, y decidieron pactar para vivir en pareja. Son maravillosas y tienen estilo, aún cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan. Usaron faldas hindúes a los 18 años, se cubrieron con suéter de lana y perdieron su parecido con María, la virgen, en una noche loca de viernes o sábado después de bailar. Hablaron con pasión de política y quisieron cambiar el mundo. Aquí hay algunas razones de por qué una mujer de más de 45 nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte…. “Qué estás pensando?” No le interesa lo que estás pensando. Si una mujer de más de 45 no quiere mirar un partido de fútbol, ella no da vueltas alrededor tuyo. Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante. Una mujer de más de 45, se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere, y de con quién lo quiere. Son muy pocas las mujeres de más de 45 a las que les importa lo que tú pienses de lo que ella hace. Una mujer de más de 45, tiene cubierta su cuota de relaciones “importantes”Las mujeres de más de 45 son generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es no ser apreciadas lo suficiente. Tienen suficiente seguridad en sí mismas como para presentarte a sus amigas. Sólo una mujer más joven e inmadura puede llegar a ignorar a su mejor amiga. Las mujeres se vuelven psíquicas a medida que pasa el tiempo. No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre lo saben. Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imbécil si es lo que sienten sobre ti. Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 45 y por múltiples razones. Lamentablemente no es recíproco. Por cada impactante mujer de más de 45, inteligente, divertida y sexy hay un hombre con casi o más de 50… pelado, gordo, barrigón y con pantalones arrugados haciéndose el gracioso con una chica de 20 años y haciendo el completo ridículo. Palabras de Santiago Gamboa, escritor colombiano a una revista británica.

QUE LA MEDICINA NO SEA PEOR QUE LA ENFERMEDAD QUE SUFREN NUESTROS PUEBLOS.

Por Bonifacio Cantarero

Viejos fantasmas amenazan a países del sur mediante una guerra económica, mediática y malintencionada en detrimento de la esperanza de muchos pueblos que han visto en gobiernos de corte progresista una luz en el túnel.

Desde el punto de vista cristiano he aprendido que ninguna propuesta política de un partido de derecha o izquierda podría equipararse a la gran Utopía del Reino que propuso, Jesús, el humilde carpintero de Nazaret. Sin embargo, hay proyectos que valen la pena apoyarlos porque algo de bueno traen. Somos muchos los que hemos creído que otro mundo es posible a partir de políticas públicas impulsadas por algunos líderes de América del Sur, que han empezado a devolverle al pueblo lo que es del pueblo. Y es que las cosas buenas y lo que es bueno para las personas debe ser bien visto venga de donde venga, a excepción de aquellas que vienen de dineros sucios.

Quizás la cólera de muchos multimillonarios sea que ahora el pastel ya no solo se lo reparten ellos, sino también los pobres, aunque dicho sea de paso, sean las migajas.  Hasta dónde llega el egoísmo de las grandes corporaciones financieras que no escatiman recursos para apoyar las campañas electorales de sus títeres que después serán sus compinches para recuperar los negocios y privilegios. Nuestra América  ha sobrevivido, por largos siglos  a horrendas dictaduras que no solo han arrasado con la vida de pueblos enteros, sino con sus riquezas dejando a los pobres sin tierras y recursos para su medio vivir. Los partidos de ultraderecha en este continente, han traído, a lo largo de muchas décadas, pobreza porque su afán siempre ha sido llenar sus bolsillos a partir de los grandes negocios orquestados desde el poder político y económico. No es que la corrupción se filtre en los funcionarios públicos, es que son estos, los que siempre han favorecido  a los grandes oligarcas. Y ahora con mucha más fuerza, astucia  y voracidad quieren llegar al poder a toda costa. Para muestra un botón, ya anuncian las medidas para revertir las leyes que no favorecen a sus intereses mezquinos.

Poco a poco algunos movimientos populares han ido tomando el poder, pero quizás sus líderes no han sido capaces de ser fieles a sus principios y la factura pasa, tarde o temprano.  También hay que recalcar que estos gobiernos están enfrentados a oposiciones ciegas que no ven nada bueno en ellos, porque, claro está, sus pretensiones son otras. Y como son los dueños de los medios de comunicación hacen mucha bulla y convierten cualquier mentira en verdad.

Me da miedo que fuerzas oscuras del pasado (porque son los mismos de siempre, disfrazados de demócratas y redentores), estén recuperando el poder para terminar con lo último que queda en nuestros sufridos pueblos.

Un signo de democracia es que haya alternancia en el poder, pero  ¿Alternancia para qué? Para que otros nos sigan jodiendo, de ninguna manera.

En mi opinión, no hay nada de qué alegrarse con las nuevas conformaciones de poder en Argentina y Venezuela, no es más que lo mismo de lo mismo y aumentado. Porque estos señores vienen dispuestos a todo, a robarse lo último que queda y a vender la soberanía de los pueblos al mejor postor, es decir, a los grandes consorcios imperialistas de este planeta.

Ojalá no pase lo mismo en El Salvador y tengamos que echar al traste lo que se ha ganado hasta ahora. Hay que estar expectantes para impedir que nos metan gato por liebre.

Desde la Utopía del Reino no queda más que seguir creyendo que otro mundo es posible desde lo pequeño e insignificante.

Categorías Gramaticales (Según la G.T.)

Categoría gramatical (o parte de la oración o categoría morfosintáctica) es una antigua clasificación de las palabras según su tipo, en la gramática española el término es introducido por Antonio de Nebrija. Modernamente el término categoría gramatical se refiere a una variable lingüística que puede tomar diferentes valores que condicionan la forma morfológica concreta de una palabra mucho más general que el uso tradicional del término.

Categorías en la gramática tradicional

En gramática tradicional la clasificación según categorías es de tipo semántico y no funcional. El concepto tal como lo introdujo la gramática tradicional se considera superado y ha sido substituido por un análisis más moderno, no obstante su uso sigue siendo común en la gramática escolar y tradicional.

Las categorías que reconoce y la clasificación que propone la gramática tradicional son morfológicas y no deben confundirse con la función sintáctica que desempeña la palabra o grupo de palabras (locuciones).

La gramática tradicional distingue nueve partes de la oración (las ocho de Nebrija más el artículo)

  1. ARTÍCULO (Algunos lingüistas lo llaman Determinante, siendo incorrecto e impreciso)
  2. SUSTANTIVO
  3. PRONOMBRE
  4. VERBO
  5. DETERMINANTE
  6. ADJETIVO (Nebrija los llamó, Participio)
  7. ADVERBIO
  8. PREPOSICIÓN
  9. CONJUNCIÓN 
  10. INTERJECCIÓN

Las cinco primeras (artículo, nombre, pronombre, verbo y adjetivo) son las llamadas partes variables de la oración, pues las palabras que pertenecen a estos tipos pueden variar en género y número, sin dejar de ser la misma palabra. Una excepción la constituye el verbo, que no varía en género, pero sí en número, persona, tiempo, modo, voz y aspecto.

Obviamente esta clasificación de la gramática tradicional no es aplicable a lenguas como el chino, el turco o muchas lenguas amerindias, bien por carecer de flexión o bien por carecer de preposiciones, o bien porque verbos y adjetivos forman una clase única.

1.  LOS ARTÍCULOS.

Artículo es una parte de la oración que se junta solo al nombre o sustantivo, o a otra parte que haga veces de nombre, para señalar y determinar la persona, cosa o acción de que se habla” El artículo es una parte variable de la oración que tiene la función de limitar la extensión del sustantivo. Como lo indica la antigua definición de la RAE, puede ir antepuesto al nombre, o bien tomar su lugar. No es lo mismo decir quiero comer naranjas, que quiero comer las naranjas de mi tía

En el primer enunciado, solo se habla de que el sujeto desea comer naranjas. Es decir, hablar de dicha fruta en un sentido general. No se especifica qué tipo de naranjas. En el segundo enunciado, el artículo “las” desempeña el rol de limitar el significado del sustantivo naranjas, ya que solamente se está haciendo referencia a las que posea la tía.

Ejemplos de artículos: el, la, lo, los, la, las, un, una, uno, unos.

El parque está sucio
La casa de mi abuelo es muy antigua
Unas palomas revolotean encima de su casa
Los padres de Ramón están de vacaciones
Un lindo campo
Una casa se incendió.
Lo bueno de todo esto es que aprendimos algo que nos servirá

Clases de artículos. 

Artículo definido: Los definidos designan objetos concretos, los cuales se suponen ya conocidos por el oyente.
Ejemplo. El toro…La mesa
Artículo indefinido: los artículos indefinidos van a unidos al sustantivos lo presentan en un sentido general o vago.
Ejemplo: Un cuaderno. Una casa.

Características de los artículos

Teniendo en cuenta su concepto, es posible resumir las características de los artículos de la siguiente manera:
– Es una palabra variable, ya que puede tener variaciones de género y número
– Precede no sólo al sustantivo, sino también a los adjetivos y otros grupos de palabras
– Son palabras tónicas y átonas. Los determinados son palabras átonas. En cambio, los indefinidos, constituyen términos tónicos.

2.  EL SUSTANTIVO O SUSTANTIVO

El sustantivo se ha definido como una palabra que sirve para designar personas, animales o cosas que tienen existencia independiente, ya en la realidad, ya por abstracción.

TIPOS DE SUSTANTIVOS:

ABSTRACTOS: belleza, caridad, fe…
CONCRETOS: agua, lápiz, piedra…
COLECTIVOS: alameda, ejército, rebaño…
INDIVIDUALES: álamo, soldado, oveja…
PROPIOS: Luisa, Barcelona, Aneto…
COMUNES: mujer, ciudad, montaña…
CONTABLES: dos discos, muchas chicas…
NO CONTABLES: agua, petróleo, oro…
SUSTANTIVOS EPICENOS son los que designan personas o animales sin diferenciar el sexo: gorila, víbora, elefante, cría.

3. LOS DETERMINANTES O DETERMINATIVOS

Los DETERMINATIVOS delimitan el significado del sustantivo o grupo nominal. Entre ellos tenemos:

Los DEMOSTRATIVOS se usan para señalar o mostrar seres en el espacio, en el tiempo o en el contexto:
Masculino: ESTE, ESE, AQUEL, ESTOS, ESOS, AQUELLOS
Femenino: ESTA, ESA, AQUELLA, ESTAS, ESAS, AQUELLAS.

Neutro: ESTO, ESO, AQUELLO
Cuando no acompañan a ningún sustantivo se convierten en pronombres y desempeñan las mismas funciones que un sustantivo. La forma TAL y su plural TALES son determinativos demostrativos cuando preceden a un sustantivo con el que concuerdan en número: TAL ocasión, TALES abogados.

Los POSESIVOS indican posesión o pertenencia. Se presentan en formas apocopadas y plenas:

Formas apocopadas:

Singular: Mi, tu, su
Plural: Mis, tus, sus

Formas plenas:

Masculino singular: MÍO, TUYO, SUYO, NUESTRO, VUESTRO
Femenino singular: MÍA, TUYA, SUYA, NUESTRA, VUESTRA
Masculino plural: MÍOS, TUYOS, SUYOS, NUESTROS, VUESTROS
Femenino plural: MÍAS, TUYAS, SUYAS, NUESTRAS, VUESTRAS

Los posesivos relativos CUYO y sus variantes (CUYA, CUYOS, CUYAS) son formas determinativas relativas con un significado posesivo. Son formas átonas que actúan siempre como actualizadoras del sustantivo (son, por tanto, determinativos relativos) al que siempre preceden y con el cual concuerdan en género y número: CUYO padre, CUYOS hijos.

Los INDEFINIDOS aluden a conceptos como el de cantidad, pero, por lo general, de forma imprecisa e indeterminada. Se oponen así a los numerales, que delimitan de forma precisa o exacta las realidades a las que se refieren.
Son:
UN, UNO, UNOS, UNOS; ALGÚN, ALGUNO, ALGUNA, ALGUNOS, ALGUNAS;
NINGÚN, NINGUNO, NINGUNA; CUALQUIER, CUALQUIERA, CUALESQUIERA;
QUIENQUIERA, QUIENESQUIERA; DEMÁS; OTRO, OTRA, OTROS, OTRAS; VARIOS, VARIAS; MUCHO, MUCHA, MUCHOS, MUCHAS; POCO, POCA, POCOS, POCAS;
CIERTO, CIERTA, CIERTOS, CIERTAS; MÁS, MENOS, BASTANTE, BASTANTES; TODO, TODA, TODOS, TODAS; CADA.

Los NUMERALES se clasifican en: cardinales, ordinales, partitivos, multiplicativos, dual.
Los numerales CARDINALES se refieren a cantidades exactas, concretas respecto de los seres designados por los sustantivos. Son UNO, DOS… VEINTITRÉS…, SESENTA Y UNA…

Los numerales ORDINALES indican orden y sucesión. Son: PRIMERO, SEGUNDO, … UNDÉCIMO, DUODÉCIMO, … DECIMOQUINTO,… TRIGÉSIMO, … (Se escriben en una sola palabra (haciéndose átono el primer componente) los ordinales compuestos que van del decimotercero al decimonoveno, y en dos, a partir del vigésimo/a primero/a.)
Los numerales PARTITIVOS indican las partes iguales en que se divide la unidad. No deben confundirse con los ordinales: MEDIO/A, TERCIO,… ONCEAVO, DOCEAVO,…

Los numerales MULTIPLICATIVOS como DOBLE, TRIPLE, CUÁDRUPLE, … funcionan exclusivamente como modificadores de los sustantivos, al igual que los sustantivos (y, como estos, pueden sustantivarse: una DOBLE ración).

El numeral dual AMBOS (y sus variantes) es un actualizador que equivale a LOS DOS y LAS DOS (necesita que sus referentes hayan sido mencionados antes en el contexto: A y Z son amigos; AMBOS amigos estudian juntos).

Los DISTRIBUTIVOS:
El distributivo CADA es invariable en género y número cuando precede al sustantivo, funciona como actualizador. CADA persona…; en enunciados exclamativos el distributivo CADA se convierte en un ponderativo (¡Dice CADA estupidez!)
El distributivo SENDOS, SENDAS (no existe en singular) significa “uno/a” para “cada uno/a” de “dos o más personas o cosas”: Todos los alumnos presentaron SENDOS trabajos (= cada alumno presentó un trabajo). SENDOS no significa ni AMBOS ni DOS.

Los INTERROGATIVOS y EXCLAMATIVOS: actualizan a un sustantivo en enunciados interrogativos y exclamativos:
Son: QUÉ, CUÁNTO, CUÁNTA, CUÁNTOS, CUÁNTAS

4. EL ADJETIVO

Los adjetivos concuerdan en género y número con los sustantivos. En relación con su significado hay varias clases de adjetivos:· CALIFICATIVOS: son los que expresan una cualidad del sustantivo: bueno, inteligente;
· DE RELACIÓN O PERTENENCIA: lingüístico, social, musical, ocular;
· GENTILICIOS: madrileño, canario, abulense, ruso;
· CUASIDETERMINATIVOS: siguiente, último, anterior, postrero;
Característica formal del adjetivo calificativo es EL GRADO. Hay tres tipos de grado:
1.- POSITIVO: es el grado en el que se enuncia simplemente la cualidad: Ramón es alegre.
2.- COMPARATIVO:.- de SUPERIORIDAD formado por el adverbio MÁS y la conjunción QUE: “K es más inteligente que J”
.- de INFERIORIDAD formado por el adverbio MENOS y la conjunción QUE: “K es menos inteligente que J”
.- de IGUALDAD formado por el adverbio TAN+ COMO o con la locución IGUAL DE+QUE:
“K es tan inteligente como Ñ”
“Ñ es igual de inteligente que K”
3.- SUPERLATIVO: hay dos clases de SUPERLATIVO: ABSOLUTO Y RELATIVO.
– ABSOLUTO: enuncia una cualidad que se tienen en grado máximo. Se forma con adverbios o sufijos: muy pobre, pobrísimo, paupérrimo;
– RELATIVO: enuncia una cualidad que se tiene en grado máximo respecto a un grupo. Se construye con las fórmulas MÁS DE, MENOS DE, MEJOR DE.. la más inteligente de la clase, la más simpática de mis amigas

También existen los llamados COMPARATIVOS SINTÉTICOS que derivan del latín. Son adjetivos que no admiten el grado comparativo: mejor, peor, mayor, menor, inferior, superior.
Asimismo los SUPERLATIVOS SINTÉTICOS son aquellos procedentes del latín: óptimo, ínfimo

5. EL PRONOMBRE

Los pronombres son una clase de palabras cerradas que funcionan en la oración como los sustantivos. Pero frente a estos, presentan la característica de tener rasgos gramaticales como el de persona.

CLASIFICACIÓN de los pronombres:
a. PERSONALES
b. DEMOSTRATIVOS
c. INDEFINIDOS
d. NUMERALES
e. RELATIVOS
f. INTERROGATIVOS-EXCLAMATIVOS

LOS PRONOMBRES PERSONALES

Sustituyen y representan a los nombres y las relaciones personales. Tienen formas tónicas y átonas:
.- formas tónicas: YO, TÚ, ÉL, ELLA, ELLO, MÍ, TI, SÍ, CONMIGO, CONTIGO, CONSIGO, NOSOTROS/AS, VOSOTROS/AS, ELLOS/AS, USTED/ES . ( Las formas de respeto USTED y USTEDES son pronombres de tercera persona desde el punto de vista sintáctico, dado que concuerdan con el verbo en tercera persona: USTED dice, USTEDES dicen. Sin embargo, pertenecen a las segunda persona en el acto comunicativo pues se refieren al interlocutor y no a una persona ausente.)
.- formas átonas: ME, TE, SE, NOS, OS, LE, LA, LO, LES, LAS, LOS.

LOS PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS

Todas las formas de los determinantes demostrativos ejercen el papel de PRONOMBRE sólo cuando aparecen SIN SUSTANTIVO. Son siempre pronombre las formas neutras ESTO, ESO, AQUELLO.
ESE no me gusta, AQUELLA es más bonita.

LOS PRONOMBRES INDEFINIDOS

Propiamente dichos son NADIE, ALGUIEN, NADA, ALGO, QUIENQUIERA y QUIENESQUIERA. También lo son todas las formas vistas antes cuando aparecen sin sustantivo.
NADIE vino a verme. Las vi TODAS
También deben considerarse pronombres indefinidos las secuencias complejas CADA UNO y CADA CUAL: CADA UNO tiene su casa; Allá CADA CUAL.

LOS PRONOMBRES NUMERALES

Son las formas estudiadas antes cuando sustituyen al nombre.
Sólo vimos a CINCO de ellos. Nunca más fue PRIMERO. Sólo quiero un TERCIO. Vi que AMBOS estaban contentos.

LOS PRONOMBRES RELATIVOS

Son palabras que se refieren a un elemento anterior en el discurso, que se llama ANTECEDENTE y que puede ser explícito o implícito:
El QUE se enfada pierde.
Formas de los pronombres relativos:
QUE, CUAL, CUALES, QUIEN, QUIENES, CUANTO, CUANTA, CUANTOS, CUANTAS.

LOS PRONOMBRES INTERROGATIVOS-EXCLAMATIVOS

Son tónicos y siempre llevan tilde.
¿CUÁL de los tres?, ¿QUIÉN de vosotros?, ¿QUÉ has hecho?, ¿CUÁNTOS sois?, ¿CUÁNTAS habéis sido?, ¡QUIEN lo diría!, ¿QUÉ le vamos a hacer?

6. EL VERBO

El verbo es una clase de palabra o categoría léxica que presenta las siguientes características:
Desde el punto de vista formal el verbo se compone de:
RAÍZ (o lexema): Amar + DESINENCIAS: Amar, amando, amaré, amábamos, etc. Estas desinencias se adhieren a la raíz y significan: TIEMPO, MODO, ASPECTO, PERSONA y NÚMERO.

El conjunto de estas desinencias, que entran en oposición con otras, unidas a la raíz constituyen la conjugación. El verbo es la única clase de palabras que presenta conjugación. Desde el punto de vista funcional: el verbo es siempre el núcleo sintáctico del predicado de la oración.

“El verbo es el motor de la lengua.”

El verbo es una palabra que indica la acción dentro de la oración. En todo enunciado siempre habrá una palabra que exprese lo que el sujeto esté realizando, lo que esté sintiendo, pensando, etc.

Ejemplos: Daniel corrió
Julio es una persona amable
Antonio está pensativo
Mónica cantará
Todos esperaban a que él cante

Las desinencias verbales:Las desinencias son las partes variables del verbo que van a final y por tanto se hallan unidos a la raíz. Tienen la función de indicar el tiempo, la persona, y el número, y el modo. Ejemplos:

comió
cantó
entrenó
paseaba
animaría

La conjugación de los verbos.

La conjugación de un verbo significa todas las formas que el mismo puede adquirir como resultado de la combinación de la raíz verbal y las diferentes desinencias que puede tener. En la lengua española existen tres grandes modelos de conjugación de los verbos. Los mismos son:

Primera conjugación: Formado por los verbos cuyos infinitivos terminan en ar:
Ejemplos: amar, desayunar, trabajar, cantar, encontrar.

Segunda conjugación: verbos cuyos infinitivos termina en er.
Ejemplos: temer, correr, querer, comprender, satisfacer.

Tercera conjugación: verbos cuyos infinitivos terminan en ir.
Ejemplos: partir, vivir, desistir, asistir.

7. EL ADVERBIO

Los adverbios son palabras tónicas. Son palabras invariables y poseen carácter léxico pleno, es decir, poseen significado propio, definible en los diccionarios. Pueden modificar a un verbo, a un adjetivo o a otro adverbio.

La clasificación más tradicional del adverbio es la que atiende al significado:
· de lugar : AQUÍ, ALLÍ, ALLÁ, LEJOS, (A)DELANTE, ATRÁS, (A)DENTRO, (A)DONDE, AHÍ, CERCA, DÓNDE, ARRIBA, ENCIMA, DETRÁS;
· de tiempo: HOY, MAÑANA, LUEGO, ENTONCES, YA, TODAVÍA, AÚN, CONSTANTEMENTE, RECIENTEMENTE, NUNCA, AYER, AHORA, ENSEGUIDA, RECIÉN, MIENTRAS, TEMPRANO, ANTES, DESPUÉS, CUANDO;
· de modo: ASÍ, BIEN, MAL, MEJOR, PEOR, IGUAL, CUAL, COMO, SEGÚN, ( y la mayoría de los acabados en -mente);
· de afirmación: SÍ, TAMBIÉN, CLARO, BUENO, EFECTIVAMENTE, NATURALMENTE, SEGURO, EVIDENTEMENTE, VERDADERAMENTE;
· de negación: NO, TAMPOCO, NADA, NUNCA, JAMÁS;
· de cantidad: NADA, MUCHO, POCO, APENAS, DEMASIADO, MÁS, MENOS, TAN, MUY, BASTANTE, CASI, JUSTO, TODO, CUANTO, SOBREMANERA;
· de deseo; OJALÁ, ASÍ;
· de duda, posibilidad o probabilidad: QUIZÁ(S), IGUAL, ACASO, POSIBLEMENTE, PROBABLEMENTE, SEGURAMENTE;
· de exclusión, inclusión o adición: SÓLO, SOLAMENTE, ÚNICAMENTE, AUN, ADEMÁS;
· de exclamación: QUÉ, CUÁN…

Hay algunos adverbios que no parecen encajar de forma clara en ninguna de las subclases: VICEVERSA, JUSTO, JUSTAMENTE, CONTRARIAMENTE, SIQUIERA, CONSECUENTEMENTE.

Una locución adverbial está formada por dos o más palabras que constituyen un conjunto sintáctico indivisible que se comporta igual que un adverbio: A OSCURAS, DE PRONTO, DESDE LUEGO…

Algunas locuciones inciden sobre la oración entera y se refieren a la actitud del hablante sobre los hechos, es decir, sobre la modalidad: A LO MEJOR, TAL VEZ, PUEDE QUE…

8. LA PREPOSICIÓN

Las preposiciones son palabras átonas (excepto SEGÚN) e invariables, es decir, no llevan desinencias. La FUNCIÓN de las preposiciones consiste en relacionar palabras sirviendo de enlace entre ellas. La relación que establecen es siempre de subordinación o dependencia. Son:
A, ANTE, BAJO, CABE, CON , CONTRA, DE, DESDE, EN, ENTRE, HACIA, HASTA, PARA, POR, SEGÚN, SIN, SO, SOBRE, TRAS, (y la inclusión de SALVO, EXCEPTO, DURANTE, MEDIANTE).
( El paradigma preposicional puede aumentarse con las palabras PRO y VÍA; Asociación PRO vida; el partido se transmite VÍA satélite.)

9. LA CONJUNCIÓN

Las conjunciones son una clase de palabras, vacías de contenido semántico cuya función es, simplemente, servir de enlace entre palabras, entre sintagmas o entre oraciones. Tradicionalmente se ha distinguido entre conjunciones coordinantes y subordinantes.

Conjunciones coordinantes:

Unen elementos (palabras u oraciones) que están en el mismo nivel jerárquico, es decir, que realizan la misma función o pertenecen a la misma categoría gramatical.
Tipos de conjunciones coordinantes:
Copulativas: suman los significados; y, e, ni, que
Disyuntivas: presentan dos opciones que se excluyen; o, u, o bien
Adversativas: unen elementos de los cuales el segundo corrige algo del primero; pero, sin embargo, aunque, sino que, más bien, no obstante, antes bien, por lo demás, etc.
Distributivas: presentan dos elementos a los que se unen como alternantes; ya… ya, bien… bien, ora… ora, etc.
Explicativas: el primer elemento de la coordinación es aclarado por el segundo; es decir, esto es, o sea.

Conjunciones subordinantes:

Establecen una relación entre dos proposiciones (oraciones) de distinta jerarquía. Una de ellas está subordinada a la otra, es decir, necesita de ella para tener una significación plena. La proposición subordinada realiza una función sintáctica que depende de la proposición principal.

Clases de conjunciones subordinantes:
· de lugar: donde (precedido o no de preposición)
“Estaba donde lo dejamos”
· de tiempo: cuando, apenas, tan pronto como, en cuanto, en el instante en que, antes (de) que, primero que, mientras, según, mientras tanto, mientras que, etc.
Cuando llegamos, todavía estaba lloviendo”
· de modo: como, según, según que.
“Nos vestimos como queremos”
· comparativas: tal…cual; tanto… como; tan… como; igual… que; como… si; más… que; más… de; menos… que; etc.
“El monumento era tan grande como queremos”
· causales: que, porque, puesto que, pues, supuesto que, ya que, a fuerza de que, en vista de que, visto que, como quiera que, por razón de que.
“Estás cansado porque has corrido mucho”
· consecutivas: luego, conque, así es que, por consiguiente, por lo tanto, así, de tal manera que, de tal suerte que, etc.
“No ganamos aquel partido, por lo tanto, no nos clasificamos”
· condicionales: si, como, cuando, en el caso de que, a condición de que, a menos que, en el supuesto de que, etc.
“No saldrás de aquí, a menos que pagues”
· concesivas: aunque, a pesar de que, a pesar que, aun cuando, si bien, aun si, así, por más que, mal que, etc.
“Casi no logro engordar, a pesar de que como mucho”
· finales: a que, para que, para, con el fin de que, con el objeto de que, con la intención de que, etc.
“Llevé al perro al veterinario con la intención de que lo curaran”

10. LA INTERJECCIÓN

Las INTERJECCIONES son palabras que expresan sentimientos muy vivos de dolor, alegría, tristeza, etc. Podemos decir que son reacciones del hablante que se materializan a través de la palabra. Van siempre entre signos de exclamación: ¡ay!, ¡uf!, ¡bah!, ¡zas!, ¡hala!, etc.

Aunque se trata de una palabra la interjección se comporta como un enunciado independiente, es decir, comunica un mensaje completo: ¡ay! tiene una significación plena, equivale a una oración como ¡Me he hecho daño!
Podemos clasificarlas en:

  • Interjecciones primarias o propias: son las verdaderas interjecciones, es decir, palabras que sólo se han creado para expresar emotividad; ¡ay!, ¡uf!, ¡bah!, ¡zas!, ¡hala!, etc. y, por lo tanto, sólo pueden ser interjecciones.
  • Interjecciones impropias: proceden de otra clase de palabras, nombre, verbo, adjetivo, etc. pero se utilizan como interjecciones; ¡ojo!, ¡cuidado!, ¡bravo!, ¡oiga!, ¡vaya!, ¡estupendo!, etc.
  • Locuciones interjectivas: son grupos de dos o más palabras que funcionan como interjecciones: ¡Dios mío!, ¡Cielo santo!, ¡Qué horror!, etc.